@escinefilo

lo que sé, lo aprendí en el cine

Susan Sarandon, gran actriz, mala madre

Dicen que Susan Sarandon tiene fama de no callarse nada, de soltarlo todo según le venga y le apetezca. Lo hemos comprobado en el último festival de Cannes, dónde no ha tenido remilgos para cargar contra Woody Allen por el supuesto abuso sexual del cineasta neoyorquino, para soltar, en el mismo festival, que no le importaría dirigir cine porno, o en twitter donde se ha visto envuelta en una trifulca con la actriz Debra Missing. Al igual que  tampoco se ha cortado a la hora de criticar a Hollywood, es decir a los dueños de la industria del cine, por primar un cine de adolescentes y dejar de lado a las actrices veteranas que superen los 40 años.

Lo cierto es que puede que tantas quejas hayan surtido efecto porque, si nos atenemos a los datos sobre producción, a Sarandon la hemos visto en 2015 en cinco películas y una miniserie, y en 2016 le esperan otros tres estrenos y una serie en la que se ha permitido el lujo de ponerse en la piel de –¡atención!–, Bette Davis.

Uno de esos trabajos de 2015, Una madre imperfecta, se estrena con casi un año de retraso con respecto a su presentación en el Festival de Cine Internacional de Toronto. The Medler  (en original), no es la comedia del año y se queda lejos de trabajos como Cuando menos te los esperas, o  About Schimdt, por poner dos ejemplos de historias con puntos argumentales similares, y que es a quien nos recuerda, con o sin pretenderlo. A cambio, y como película creada ex profeso para deleite y derroche de las virtudes de la Sarandon, nos ofrece una suerte de situaciones de comedia dramática de las que la actriz sale bastante bien parada. Ella y otro de sus protagonistas, J.K. Simmons. Suyos son los méritos de todo lo bueno y entretenido que se nos depara esta historia de una madre con síndrome de nido vacío que tiene como pasatiempo favorito “molestar” a su hija.

Más lejos está su otra protagonista, Rose Byrne. No es su culpa. Simplemente el guión no da para más y su personaje empieza desdibujado y termina arrinconado. Un guión irregular y una dirección correcta, cuyo mérito, ya hemos dicho, es disfrutar de una Susan Sarandon en plenitud de facultades.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 1 junio, 2016 por en Noticias.
A %d blogueros les gusta esto: