@escinefilo

lo que sé, lo aprendí en el cine

“Money Monster”, Jodie Foster lo vuelve a intentar

Captura de pantalla 2016-07-05 a la(s) 14.35.44Sucede, a veces, que uno acude a un pase de prensa con un ánimo predispuesto para ver buen cine, de ese que entusiasma y remueve por dentro. Pasa, por ejemplo, cuando sabes que la película la ha producido, dirigido y co escrito esa portentosa e inteligente actriz llamada Jodie Foster. Y pasa también que la caída acostumbra a ser más dura cuando percibes, minuto a minuto, que no siempre los deseos se corresponden con la realidad.

Y ahí se encuentra Money Monster: predecible, tópica y prácticamente inane. Lo que cuenta lo sabemos de sobra. ¿Qué un programa de televisión sobre información bursátil puede mentir y miente? Vaya. ¿Qué un empresario made it self resulta ser un avaro y un estafador? Otro vaya. ¿Qué invertir los ahorros que tu madre ha ido guardando, tacita a tacita, en productos estrella suele acabar mal y que el sistema financiero es una gran mierda? Un vaya enorme.

El guión reproduce una historia que ya contó con más acierto y tensión en Mad City, Costa-Gavras, una película que tampoco despertó entusiasmos, quizá porque al final todo se diluía en una crítica blanca a los medios de comunicación. No sabemos cuál es el objeto de Foster en este Money Monster porque su guión deambula entre la crítica a los medios –suave–, a algunos medios, al sistema financiero –más suave todavía– o al capitalismo en general. Sin apostar por ninguno en general. Lo que termina creando una sensación de dejà vu enorme: una historia apta para una sesión de televisión de un sábado por la tarde, de esas en las que empatizamos con los protagonistas pero sin cabrearnos ni hacernos demasiadas preguntas, no vaya a ser que nos siente mal la digestión.

¿Qué queda pues de reutilizable en esta fallida cuarta película como directora de Jodie Foster? Más bien poco. El trabajo de Julia Roberts y del resto del reparto, incluido George Clooney y Jack O’Connell –los tres protagonistas casi absolutos– que consiguen mantener cierta tensión, al menos durante los primeros 30 minutos de película. Dominic West, por su parte, hace lo que puede con un personaje desdibujado, ausente e inane. Adjetivos que también servirían a la perfección para definir la película.

Sinceramente, creo que en España podríamos encontrar pensionistas estafados con las preferentes que en 10 minutos podrían contarnos historias con más enjundia que este Money Monster que se estrena el 6 de julio de 2016.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 5 julio, 2016 por en Críticas Cine, Noticias, Trailers.
A %d blogueros les gusta esto: